Bienestar Integral del Ser Humano

Gratitud Vs. Queja: los pros de una actitud ganadora

 

El inicio de un nuevo año es un buen momento para hacer una pausa y pensar en porqué estamos agradecidos y agradecidas por el año que acaba de pasar, pero ¿Qué tal si volvemos a la gratitud parte de nuestra vida? ¿Qué tal si nos mantenemos siendo personas agradecidas por todo el año?

¿Qué es la gratitud?

La gratitud es la emoción de expresar apreciación por lo que uno tiene. Es el acto de enfocarse en lo bueno de la vida. Si percibimos que en nuestra vida tenemos más bienestar, también creeremos que en nuestro futuro será igual.

En mi opinión, agradecer es simplemente un acto de reconocimiento y apreciación por lo bueno que sucede en la vida, y puede hacerse a Dios, al Universo, a otra persona o a uno mismo.

Solemos vivir en automático, aprendemos conductas desde la infancia de las que no somos conscientes que practicamos a diario, entre ellos la queja, muchas veces estamos enfocados y enfocadas más en lo que nos falta que en lo que tenemos y por otra parte la gratitud, pero nos enseñan de esta como una norma de cortesía y no como un valor para la vida.

Desde mi experiencia personal viví muchos años siendo fiel amiga de la queja, donde había una posibilidad yo veía una excusa; mi parte favorita era ver el punto negro de las situaciones, personas y cosas, ser víctima de las circunstancias era mi pan de cada día, la depresión fue mi compañera fiel…

Sin embargo, un día de tantos inició mi proceso, el agradecimiento llegó a mi vida sin avisar, pero con el objetivo de cambiar mi vida por completo. Ha sido un camino de casi seis años y sigo en el proceso, un día de tantos vi una publicación en Facebook para ser voluntaria para una organización que trabaja con personas en pobreza extrema; ese día recibí mi primera lección de agradecimiento, al realizar las visitas a estas personas, me di cuenta de lo afortunada que soy, pude ver mi riqueza en las pequeñas grandes cosas, iniciando de lo superficial, tener un hogar, una cama, comida caliente y una familia, más allá de eso, tener salud y poder disfrutar de la vida tanto como otras personas – con mucho menos recursos que yo – lo hacían, ese día comencé a agradecer por las pequeñas grandes cosas de la vida.

Entonces conocí el poder de la gratitud, el valor de este regalo que nos hacemos a nosotros mismos y a los demás, es por esto que hoy quiero contarles las herramientas que a mí me sirvieron para vivir más agradecida y algunos beneficios del agradecimiento según mi propia experiencia.

Herramientas:

  1. Inicie el día agradeciendo: Desde que abre sus ojos, antes de poner los pies sobre el piso, agradezca, tome una libreta y anote 5 cosas de las que está realmente agradecido o agradecida, por ejemplo, el poder ver, escuchar, tener agua caliente en la ducha, por el olor a café de la mañana, no le tomará más de 60 segundos, y sus efectos sobre tu productividad, perspectiva de la vida y planes a futuro se transformarán.
  2. Realice meditaciones que abarquen el tema de agradecimiento: Tratar de ser más conscientes prestando atención al presente para así poder percibir todo aquello por lo que podría sentirse agradecido. Una meditación guiada para trabajar en nuestra gratitud es la mejor forma de ser felices, nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos, nos libera de emociones negativas.
  3. Haz una pausa: Cada vez que te sientas agradecido, detente a sentirlo y expréselo como se sienta más cómodo: háblese a usted mismo, coménteselo a alguien, o realice cualquier acción que manifieste su gratitud.
  4. Agradezca antes de dormir o al finalizar el día: Piense en las cosas buenas que le pasaron durante el día, en las personas que fueron parte de este, agregue a la lista al menos 5 cosas por las que está agradecido y termine el día con mejor actitud.

Beneficios de la GRATITUD:

  1. Mejora la salud mental y física.
  2. Logramos tener relaciones más sanas de manera personal y con otras personas.
  3. Protege del estrés y la negatividad pues la gratitud está asociada con reducir la ansiedad y la depresión.
  4. Trae abundancia a su vida.
  5. Nos volvemos más empáticos.
  6. Nos permite enfocarnos más en lo que tenemos, que en lo que nos falta.
  7. Vemos la vida de manera más positiva.
  8. Un corazón agradecido es bondadoso.
  9. Nos hace más felices.
  10. Somos más conscientes del mundo en que vivimos.

¿Qué tal si uno de nuestros objetivos para el nuevo año es empezar a AGRADECER? Solo le tomará aproximadamente 10 minutos diarios y le traerá beneficios para el resto de su vida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos Relacionados

Soulosophy

Soulosophy es una plataforma digital que incluye contenido orientado al bienestar integral de las personas y sus organizaciones con un enfoque holístico.

Nos ajustamos a sus necesidades creando soluciones a la medida.

Temas Favoritos
Servicios