Bienestar Integral del Ser Humano

¿Cómo conectar con el corazón? Un camino de toma de conciencia y transformación

 

La sociedad está cambiando de manera muy acelerada, y cada vez tenemos que aprender a adaptarnos con más velocidad a nuevos retos.  En ocasiones la vida se convierte en una banda sin fin, donde caminamos y caminamos, cumpliendo las expectativas de los demás, de nuestros familiares, de la sociedad, de nuestra pareja, y nos desconectamos de nuestra esencia, de nuestro corazón, de lo que es verdaderamente importante para nosotros.

 

¿Pero qué hacer ante este panorama? Lo primero es hacer una pausa, tomarse el tiempo de hacer introspección, para auto descubrirse, y decidir dirigir su vida hacia lo que es valioso e importante para usted.

¿Cómo caminar hacia ese descubrimiento? En mi experiencia ese camino inició con un proceso de comunicación llamado Comunicación No Violenta. Este proceso fue desarrollado por el doctor Marshall Rosenberg en los años sesenta, también es llamada comunicación empática o comunicación compasiva. Consiste básicamente en tomar conciencia de los sentimientos y de las necesidades detrás de nuestros sentimientos, de poder observar sin juzgar tan rápidamente y en abrir la creatividad a la hora de pedir algo a alguien o a mí misma. Aprender a comunicarme efectivamente ha sido el punto de partida para conectar con mi corazón con mi humanidad y luego con el de las personas que me rodean.

Este camino de toma de conciencia, de conectar con nuestra esencia, de transformación de creencias limitantes, de relaciones nocivas, de eliminar patrones que ya no funcionan en nuestras vidas, requiere tiempo y paciencia, mi camino lo inicié hace 4 años.

Gracias a esto, pude observar 4 etapas en estos años, y hoy los comparto con usted:

Etapa 1: Toma de conciencia. Es la etapa inicial cuando la persona es capaz de reconocer que hay algo en su vida que no está funcionando, reconoce que algo ya sea interno o externo le está quitando armonía, gozo y paz en su vida, y decide hacer algo al respecto.

Etapa 2: Ser intencional. Cuando la persona decide hacer algo al respecto y tomar decisiones para moverse de su lugar conocido, puede explorar y abrirse a probar algo diferente. Por ejemplo, cuando decide asistir a terapia psicológica, al nutricionista o busca un mentor o coach que le dé un acompañamiento en su proceso, en ese momento la persona está siendo intencional, pone su intención y su enfoque en tomar acciones concretas sobre su vida.

Etapa 3: Adquirir conocimiento. Puede reconocer esta etapa cuando su enfoque está en aprender. Aquí puede verse buscando información de crecimiento personal, o del tema que le interese transformar, por ejemplo, puede ser de salud, de finanzas, de relaciones, etc. Sentirá gran deseo y pasión por aprender.

Etapa 4: Implementación. En esta etapa el aprendizaje continúa, pero el enfoque es en la implementación. Usted cada día podrá aplicar en su vida diaria lo aprendido en las etapas anteriores. Podrá descubrir qué funciona al aplicarlo en su vida y qué no. Podrá sentir que sus decisiones y sus acciones se encuentran cada vez más alineadas con lo que es valioso para usted. Sentirá plenitud, gozo y paz con el camino de vida que esté recorriendo.

Estas etapas no son estáticas, se van presentando cuando queramos transformar algún área de nuestras vidas, puede ser en el área de las finanzas personales o familiares, en la salud, en las relaciones, en la actividad física, en su carrera profesional, en su vida de pareja, en sus relaciones sociales o de amistad, en su espiritualidad, en los hábitos alimenticios o en el orden y armonía en su hogar.

El camino de la transformación en cualquiera de esas áreas lo comparo como cuando queremos remodelar una casa. Primero debemos centrarnos en qué parte de la casa queremos remodelar, puede ser que la casa necesite una reconstrucción completa, o puede ser que necesite hacer una ampliación, todas las casas son diferentes y tienen necesidades diferentes, así es el proceso de transformación personal, es un proceso individual.

La filósofa francesa Sundari, quien es la fundadora de la Escuela Esencialista también nos habla de este proceso y lo describe como la reforma individual, como lo resume el lema de su escuela: “Rehazte a ti mismo y el mundo cambiará”, desde mi perspectiva puedo verlo como que si hago mi reforma, mi transformación individual, mi mundo va a cambiar y por consiguiente la realidad que construyo y que me rodea.

Este camino no necesariamente acaba, puede sentirse en ocasiones como que ya terminamos, pero en lo personal creo que termina cuando nuestro propósito en la Tierra se cumple, y pasamos a otro plano, al plano espiritual.

Mientras estemos en este plano, con nuestro cuerpo físico, nuestra casa va a requerir algún retoque o mantenimiento casual, y eso no va a significar que su casa esté mal, este proceso de transformación también nos enseña a ser compasivos con nosotros mismos y nuestros retos, nos permite desacelerar y vivir en el presente, llevando un día a la vez, conectando con nuestro corazón.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos Relacionados

Soulosophy

Soulosophy es una plataforma digital que incluye contenido orientado al bienestar integral de las personas y sus organizaciones con un enfoque holístico.

Nos ajustamos a sus necesidades creando soluciones a la medida.

Temas Favoritos
Servicios